top of page

Ser una persona como todas las demás: Día Internacional de las Personas Mayores


Este domingo 1 de octubre se conmemora el Día Internacional de Las Personas Mayores. Hace ya 75 años que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos con el fin de defender la integridad de todas las personas y luchar activamente por su calidad de vida.


En este año, el Día Internacional de las Personas Mayores se centra en "Cumplir las promesas de la Declaración Universal de Derechos Humanos para las personas mayores: entre todas las generaciones". Así, se busca seguir luchando por asegurar los derechos de los mayores a la vez que se reivindica la necesidad de fomentar las relaciones intergeneracionales para poder conseguir este objetivo.


Desde el Proyecto AICP.COM, trabajamos por transformar el modelo de cuidados y migrar hacia uno que respete los derechos de las personas mayores y sitúe a las personas en el centro de la toma de decisiones. Todo ello, se consigue a través de la aplicación del modelo de Atención Integral y Centrada en la Persona tanto en residencias como en domicilios y entorno comunitario.


En las numerosas actividades que se desarrolla desde el proyecto, las personas mayores participantes encuentran un espacio en el que poner en valor sus intereses. Rosario, participante del Proyecto AICP.COM La Vega, definió en uno de estos talleres qué es para ella ser una persona mayor y qué espera de la sociedad para lograr que se respeten sus derechos.


Os dejamos con el poema de Rosario, y reivindicamos que se siga luchando activamente por asegurar la calidad de vida de todas las personas mayores:

"Hoy comprendo que ya soy mayor y

no estoy como antes,

cuando todavía era más joven.


Hoy ya no tengo la fuerza ni la agilidad

de cuando tenía cuarenta años menos,

pero todavía me quedan muchas cosas

que me gustaría conservar.


Cosas como seguir luchando por mi familia

con la fuerza, el amor y el cariño a la vida,

como el respeto a todas mis amigas y compañeras

y la educación hacia todos los demás.


Si todo eso todavía lo puedo conservar

no se me puede llamar vieja,

soy una persona como todas las demás.


Por eso hoy, en mi vejez,

me gustaría que me dejaran vivir

como he vivido toda mi vida.


No quiero que se metan en todo

lo que hago y digo,

que nos dejen ya descansar

que bastante hemos sufrido.


Por eso hoy quisiera dejar muy claro

que ahora no hay viejos,

si no mayores cansados.


Hoy solo pido una cosa,

que nos dejen opinar y nos traten con cariño

y que, aunque seamos mayores,

no nos traten como a niños.


Tenemos derecho a hablar,

decidir por nuestra cuenta,

que no digan cállate

y te traten como vieja.


Aunque sí somos mayores,

todavía te das cuenta,

pues tenemos corazón,

y moriría de dolor y desangrado,

si algún día la familia nos apartara de su lado."

55 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page